top of page

Institucionalidad y Gobernanza del sector Agua y Saneamiento en Paraguay

Actualizado: 22 nov 2022

Continuando con la campaña “El agua es un Derecho”, Paraguay Ahora y el Observatorio Ciudadano de Agua, Saneamiento e Higiene (OCASH) realizaron un nuevo diálogo, esta vez, enfocado en analizar la institucionalidad y gobernanza del sector Agua y Saneamiento. El objetivo de este encuentro fue exponer los principales desafíos, desde la perspectiva ambiental y de servicios, además de visibilizar la diversidad de alternativas que podrían orientar una hoja de ruta para garantizar la universalización en el acceso a servicios de calidad y con sostenibilidad.


Podés revivir el diálogo aquí:




En línea con los diálogos anteriores, en la ocasión participaron importantes referentes del sector de agua y saneamiento, tanto del sector público como de organismos de cooperación y la sociedad civil. “Queremos evidenciar un problema que ha sido postergado por muchísimo tiempo, toda una historia de falta de toma de decisiones, falta de priorización del tema, falta de definición de una política de Estado y de políticas públicas sectoriales claras y suficientemente eficientes para abordar mejor la problemática”, indicó Carla Torreani, de la Fundación Moisés Bertoni y representante del OCASH, en la apertura del diálogo. Por su parte, Claudia Zappatini, también del OCASH, mencionó el desafío de jerarquizar la institucionalidad pública en la gestión del agua y saneamiento. Por su parte, Gustavo Rojas, especialista de la materia de UNICEF Paraguay, presentó los resultados de un trabajo realizado en el que identificaron 4 amenazas al agua, saneamiento e higiene en Paraguay: sequías, intrusión salina, inundaciones y enfermedades.


El viceministro de la Secretaría Técnica de Planificación, Adilio Insfrán, presentó una síntesis de lo que establece el Plan Nacional de Desarrollo (PND 2030), aprobado en 2014. “El avance de estos indicadores va a ser exponencial en la medida que mejoremos la gobernanza, los aspectos técnicos y económicos, y también los desafíos de gestión”.

La gestión del agua y saneamiento es compartida por varias instancias del ámbito público, tanto del gobierno central como de los gobiernos locales e incluso entidades autárquicas. Y además, la mayor parte de la provisión de agua en el interior del país se produce con gestión comunitaria, es decir, organizaciones vecinales. El titular de la Dirección de Agua Potable y Saneamiento (DAPSAN) del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC), Hugo Ruíz, señaló como desafío la necesidad de fortalecer esta gobernanza sectorial para avanzar en el acceso universal y de calidad. “Hemos reiterado en varios foros la necesidad imperiosa de que este tema sea asumido principalmente por la clase política y decisoria del país, en cuanto al aporte de los recursos necesarios para su desarrollo y fortalecimiento”. En tanto a la función reguladora del Ente Regulador de Servicios Sanitarios (ERSSAN), su presidente Jorge Ojeda comentó que es necesario la revisión profunda de los datos en materia de cobertura. “Respecto a la información real del sector tenemos que empezar desde cero. Ya que el 90% de los prestadores, aproximadamente unos 6.000, no superan 200 usuarios”.


José Silvero, director de Recursos Hídricos del Ministerio del Ambiente y Desarrollo Sostenible (MADES), recordó que este ministerio es la autoridad de aplicación de la Ley 3.239/07, de Recursos Hídricos del Paraguay, y anunció avances en su reglamentación. “Por primera vez después de 15 años de vigencia de ley, en esta administración se dio la importancia de sacar un decreto reglamentario y cuando tengamos el conjunto de reglamentaciones iniciaremos un proceso de comunicación e intercambio de pareceres e ideas”.


Gustavo Gonnelli, Especialista en Agua y Saneamiento del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), hizo una radiografía del sector regulador. “Hemos visto la complejidad del sector en Paraguay: hay demasiados organismos que tienen que ver con el tema. Hay duplicidad de responsabilidades y eso hace que no sean eficientes. Desde la perspectiva del Banco también es complejo desarrollar programas de inversión porque es difícil coordinar a todos los actores que están involucrados. Creo que pretender hacer una nueva estructura o algo de cero es impracticable. Lo que hay que hacer es fortalecer la estructura actual. Hay que jerarquizarla”.

Para Claudia Crosa, exdirectora de DAPSAN, “el gran pero es la estandarización del sistema, no es que cada uno hace los sistemas con las especificaciones que se les ocurra y también, sobre todo, una priorización que pueda decir dónde es más necesario. Por ejemplo, Itaipú y Yacyretá invierten en agua y saneamiento, pero invierten como quieren, por la necesidad política del momento. ¿Qué pasaría si hay un director de orquesta realmente fortalecido y que tenga decisión?”.


Juanita Ayala, especialista en Agua y Clima participó de este diálogo desde la sede del Instituto Internacional del Agua, en Estocolmo. Para ella, en este contexto mundial de cambio climático, hoy más que nunca debe promoverse la resiliencia del sector y un factor clave es el fortalecimiento y buena gobernanza de las instituciones. “Cuando estamos frente a riesgos tan grandes como las pandemias, los conflictos, el cambio climático y demás, debemos alejarnos de la forma usual de hacer las cosas”.




A partir de ahora, la campaña “El Agua es un Derecho” entra en una etapa de acercamiento a diferentes candidaturas de cara a las elecciones generales de abril 2023 de manera a incluir la temática del tema agua y saneamiento en el debate electoral.

Comments


bottom of page