top of page

Diálogo Estratégico sobre la Cuestión del Estado

Al hablar sobre “La Cuestión del Estado” y sus posibilidades de reforma, la metodología implementada por Paraguay Ahora permitió identificar puntos críticos y oportunidades para cada sector, fruto de encuentros grupales organizados a finales del mes de mayo para los más de 70 líderes impulsores de este diálogo estratégico.


Profundizando el análisis sobre los tipos de reforma y cómo ésta podría estar vinculada a cada sector, los jóvenes líderes miembros del grupo de diálogo estratégico conversaron en salas virtuales sobre sus respectivos sectores e industrias.


Los dialogantes, pertenecientes a sociedad civil, sector privado, instituciones del Estado, clase política, academia y comunicadores, debatieron a partir de preguntas disparadoras que invitaban a la reflexión en torno a las cuestiones más apremiantes para el desarrollo de cada uno de ellos, a fin de posteriormente identificar las temáticas a profundizar en conjunto.


Los invitamos a leer los principales descubrimientos, cuestionamientos y temáticas de la conversación:


¿Cuáles son los retos del Estado paraguayo para diversificar el modelo económico, generar fuentes de trabajo y producir valor agregado?

El diálogo de los líderes del sector privado identificó como claves para un Ecosistema Emprendedor: la Visión de futuro de desarrollo económico; el talento humano diversificado; la formalización; la inclusión financiera; la lucha contra la corrupción; tener instituciones eficientes y eficaces; fortalecer la generación de datos, información, innovación e investigación. Asimismo, visualizaron como metas a corto plazo la simplificación productiva; a mediano plazo la Asistencia Técnica Financiera a Mypimes; y a largo plazo el cambio del talento.


¿Cuáles son los retos de la sociedad civil para articular frentes de incidencia en la institucionalización y el fortalecimiento de un Estado Social de Derecho?

Si bien los actores de la sociedad civil son heterogéneos y están trabajando en distintas áreas sociales, encontraron como punto en común la articulación en torno a una visión país. Una pregunta recorrió todo el diálogo grupal; ¿cómo compatibilizar una agenda país cuando la agenda de la sociedad civil está regida — generalmente — por proyectos? Además, reconocieron tensiones y retos para la articulación. Por ejemplo entre “los tiempos de la articulación y los tiempos de los proyectos”; a veces cuando uno logra congeniar en la articulación ya se acabó el tiempo de la cooperación o de un proyecto. Entre otros puntos críticos para el sector, se refirieron a la capacidad y formas de incidencia; así como al financiamiento de la sociedad civil.


Dialogantes en el encuentro de diálogo estratégico, Mayo 2020.


¿Qué conocimiento se ha producido, se está produciendo y debe producirse para pensar y fortalecer el Estado paraguayo?

La situación de la Academia y su vinculación con el desarrollo del país fue un tópico especialmente destacado. Resolvieron un propósito claro a futuro: la construcción de una Agenda Nacional de Investigación e Incidencia de la Academia Paraguaya.


La conversación entre los miembros del sector académico identificó algunas debilidades en el desarrollo de la academia como institución y profesión, sumado a la insuficiente capacidad institucional y la falta de apoyo nacional para comunicar y difundir lo que se produce científicamente en el país.


“Como la productividad académica se mide por la publicación, los investigadores debemos enlazarnos con agendas internacionales que no necesariamente coinciden con lo que el país necesita”, mencionaron.

Referentes de esta camada de académicos de las nuevas generaciones confirman la oportunidad y necesidad de trabajar la comunicación para el sector en Paraguay. “Tenemos mucho por trabajar en cuanto a la comunicación entre nosotros mismos, y entre nosotros y la sociedad como un todo”.


¿Cómo favorecer el acceso a la información y el fortalecimiento de la opinión pública? ¿Qué acciones de comunicación deben ser promovidas?

Los puntos abordados en el diálogo del grupo de comunicadores fueron principalmente la lucha por la información pública y la debilidad de la política de comunicación del Estado y del Gobierno. Destacaron que el acceso a la información pública moviliza en Paraguay una lucha que no es solo de los comunicadores, sino de varios actores de la sociedad. Encontraron terreno común al afirmar que la anhelada y muy evocada transparencia es difícil y complicada, y si bien existen articulaciones ciudadanas que están trabajando para lograr el ejercicio pleno de ese derecho, identificaron como debilidades en el proceso: la resistencias de las instituciones públicas, la inaccesibilidad del formato, el pobre desempeño de las instituciones contraloras y la carencia de competencias e instrumentos en la ciudadanía para buscar, acceder, procesar, interpretar y usar información pública.


Por otro lado, dialogaron sobre los motivos por los cuales el Estado paraguayo no ha podido configurar una efectiva y vigorosa política de comunicación, haciéndose preguntas como; ¿Por qué las instituciones encargadas de la comunicación tienen menos fuerza que los medios de comunicación?; en este tiempo de pandemia, ¿Qué es más representativo a la hora de comunicar?; ¿El MSPBS o Telefuturo, Canal 9 o el MITIC?; ¿Por qué el Estado no puede tener medios o canales de comunicación que lleguen a la ciudadanía oportuna y debidamente?


¿Cuál es el rol de los partidos políticos para el fortalecimiento del Estado y la construcción de la democracia? ¿Qué propuestas están construyendo los partidos y movimientos políticos para superar la lógica clientelar de la práctica política en el Paraguay?

Entre los miembros que pertenecen al sector político, el diálogo estratégico giró sobre temas como la crisis de los partidos políticos; la relación con la democracia y el desarrollo, el deber ser de los Partidos Políticos, sobre el bipartidismo y las prácticas partidarias, sobre el desafío de la profesionalización, el vacío de historicidad política, el financiamiento político, y las implicancias de la problemática de los partidos.


En ese sentido, comentaron que son prácticas excepcionales aquellas que apuntan a la formación y la capacitación, al debate ideológico y programático y a la articulación de bases y unidades en torno a una propuesta política.


“El gran desafío es desmontar esa estructura clientelar que está instaladísima y que las nuevas generaciones puedan hacer política de manera distinta”.

Dialogantes en el encuentro de diálogo estratégico, Mayo 2020.


¿Cuáles son los puntos críticos para caminar hacia la gestión pública de calidad?

Varios fueron los puntos críticos dilucidados por el diálogo grupal de los líderes que hoy forman parte de la Función Pública, entre ellos se identificaron: la debilidad institucional, el desorden jurídico, la poca conducción política con una visión de desarrollo, la gestión de recursos humanos y el desafío de la carrera civil; el déficit de innovación y real articulación entre instituciones; la transparencia, la descentralización y la educación cívica.


Si bien todos los puntos están íntimamente interrelacionados entre sí, en la conversación se destacó la debilidad institucional existente. Los dialogantes identificaron que es un punto fundamental expresado a través de varios síntomas: la discontinuidad de los procesos, la arbitrariedad, la desregulación de los procesos de transición, la deslocalización de programas según sus ámbitos de referencia (cuando una instancia o institución asume funciones de otra, con lo que se consolida el círculo vicioso).


“Es necesaria una mayor educación cívica desde la escuela que no se resuma solo con no tirar basura a la calle”. El grupo consideró fundamental que la población disponga de nociones sobre el Estado, el gobierno, las instituciones y el funcionamiento de lo público.


 

El diálogo estratégico por sectores permitió profundizar en las temáticas específicas y dar fuerza al entendimiento de los grupos en cuanto al contexto de cada uno. Así como inclusive, posibles terrenos comunes en los cuales construir a futuro.

En esta etapa, ¡el diálogo recién empieza! La ciudadanía en general puede participar de las conversaciones amplificando el diálogo en las redes sociales con el hashtag #ParaguayAhora o participando del foro “Hablemos” en la página web de la iniciativa www.paraguayahora.com

¡Hasta el próximo encuentro!

bottom of page